Icono Noticias LA LEYENDA DE LA MÚSICA MEXICANA RAMÓN AYALA PUSO A BAILAR Y CANTAR A SUS FANS DE DURANGO

Jueves, 1 2019 | Hace 2 meses

Demostrando que tras más de medio siglo de carrera, nadie lo ha podido destronar como el “Rey del acordeón”, la leyenda viviente de la música norteña, Ramón Ayala, se presentó la noche del miércoles 31 de julio en la Velaria de la Feria Nacional Durango, la cual lució a reventar.

El reloj marcaba las 21:00 horas cuando en la enorme pantalla del escenario comenzó a proyectarse un corto vídeo que ofrecía un recorrido por la vida y trayectoria artística de la estrella de la noche, Ramón Ayala, con lo que los cientos de asistentes se pusieron en ambiente.

En seguida se hizo la luz y en medio de un monumental aplauso se abrió paso el ídolo corpulento de bigotes recios, quien a lado de sus Bravos del norte, encendió la noche al ritmo de “El tiempo pasa”.

Los ánimos continuaron elevándose con la interpretación de “Tragos de amargo licor”, “Un puño de tierra”, “Baraja de oro” y “La vecina me puso el dedo”, temas clásicos de su repertorio que no pueden faltar en sus bailes y conciertos.

Tras interpretar “Por una mujer casada”, “No te vayas”, el tema instrumental “Lucero” y  “Pa’ que me sirve la vida”, los músicos que lucieron un vestuario uniforme negro y sacos a juego gris con grecas, cantaron el corrido “El federal de caminos” en el que participaron los presentes cantando a una sola voz.

Tras una breve pausa en la que Ramón cambió de acordeón, el maestro de ceremonias anunció temas que llamó “más rancheritos” como “Un rinconcito en el cielo”, “Que me entierren cantando” y “Del otro lado del portón”.

Los saludos y las felicitaciones no se hicieron esperar y mientras el ánimo se acrecentaba, el programa del recuerdo continuó con “Te vas ángel mío” y “Las casas de madera”, en la recta final del concierto, Ramón Ayala Junior se presentó en el escenario para cantar “Pero esa vez lloré” y “Mi tesoro”.

Para cerrar con broche de oro su presentación y acompañados de las voces de los miles de asistentes, Ramón Ayala y sus Bravos del norte cantaron  “Perderme contigo”,  “Ojos que lloran sin saber de ti” y un popurrí de los temas “Mi golondrina”, “Vestida de color de rosa” y “A mí que me lleve el diablo”, luego de lo cual se despidieron con la promesa de encontrarse con su público duranguense en otra oportunidad.

Sin embargo el público no los dejó irse y al grito de “Otra, otra”, los músicos respondieron con la interpretación de “Atrás de la raya” después de la cual finalmente abandonaron el escenario.

 

 

136. (1)
154. (1)
154. (2)
154. (3)
154. (4)
154. (5)
154. (6)
154. (7)
154. (8)
154. (9)
154. (10)